Industrias Eduardo Sal Lari

Poco tiempo después de anunciar su cierre en Argentina, el industrial Eduardo Sal Lari, presidente de la empresa Daher Boge, decide comprar el paquete accionario de Citroën Argentina S.A. Daher Boge, fabricante de amortiguadores, era proveedora de Citroën y también abastecía el mercado de reposición para otras marcas. Durante un tiempo, Sal Lari continuó la producción de los automóviles Citroën con el stock existente en la planta de Barracas y también importó algunas unidades desde Francia. A comienzos de 1983, la empresa que todavía se llamaba Citroën Argentina, cambia su nombre por el de Industrias Eduardo Sal Lari (IES) y comienza a producir integralmente el 3CV con la nueva denominación, IES 3CV. Con un precio de $388.000.000 en Abril de 1983 era el automóvil mas barato del mercado local. Además de este modelo se inició la producción, desde la planta de Mercedes, Provincia de Buenos Aires, de la furgoneta IES Carga y el Safari (ex Mehari). De esta manera se cumple con la primera parte de un ambicioso plan que incluía el desarrollo y producción de un automóvil completamente diseñado y desarrollado en Argentina.

Nuevos modelos y desarrollos propios

Dos años mas tarde aparecen las versiones propias del viejo Citroen 3CV, que es modificado en dos etapas. En 1985, recibe algunos retoques estéticos y un nuevo nombre, IES América. Las modificaciones mas importantes se encontraban en el nuevo diseño del capot, la parrilla, integrada al paragolpes, las nuevas ópticas delanteras de diseño cuadrado, nuevo paragolpes y ópticas traseras. En 1987, la nueva versión Super América incorpora cambios más radicales, especialmente en los elementos mecánicos.
Los primeros desarrollos locales aparecen en 1988 con el lanzamiento de la pick up liviana IES Gringa. Desarrollada sobre la misma base mecánica de los otros IES y un año mas tarde se amplia la gama con el Gringo, considerado el primer jeep argentino que tomó como base la pick up Gringa.

IES Produccion
Producción de los primeros IES 3CV en la planta de Mercedes

Proyecto Latinoamericano

El objetivo de Sal Lari, no se limitaba al mercado local, sino que también contemplaba la exportación. A tal fin se enviaron muestras de diversos modelos a Asia, Medio Oriente y Europa.
Sin dudas, el proyecto mas ambicioso fue el desarrollo de un auto de diseño local y cuyas partes y montaje podían realizarse en distintos países de Latinoamérica. De allí que el nombre sugerido fuera el “Latinoamericano”. Su mecánica estaba basada en un motor desarrollado por Oreste Berta, de dos cilindros opuestos, refrigerado por agua, con 825 cc y 40 CV de potencia a 5300 RPM. Su velocidad máxima se calculaba en 135 km/h. Se trataba de un vehículo pequeño para cinco pasajeros con una carrocería de cinco puertas destinada a ser producida en PRFV en Uruguay.
A pesar de las buenas intenciones y el enorme esfuerzo realizado, sólo se llegó a construir una maqueta 1:1 del vehículo.
Las Industrias Eduardo Sal Lari sufrieron como tantas otras empresas la profunda crisis económica que afectó a nuestro país a fines de la década del 80 y principios del 90 y tal como aconteciera con otras fabricas de capital nacional a comienzos de los 60, las enormes dificultades financieras y la gran contracción del mercado interno conspiraron contra su continuidad debiendo cerrar sus puertas en 1990.

Ver producción de IES en Argentina



HOME I NOTICIAS I SALONES I ENLACES I LIBRO DE VISITAS I CONTACTO I CLUBES I HITOS I MANUALES I PUBLICIDADES